La avispa parasitoide Necremnus tutae lidera la lucha contra Tuta absoluta en primavera

Larvas de Necremnus parasitando Tuta

Larva de Necremnus parasitando Tuta

Por: Eduardo Crisol Martínez y Jan van der Blom

Sin duda, Necremnus tutae continúa siendo la herramienta más eficaz para controlar Tuta absoluta. Cada vez más agricultores y técnicos conocen su capacidad como agente de control biológico en cultivos de tomate. Después de un año investigando, sabemos que la avispilla parasitoide está en todas las fincas, y a finales de marzo ya controla totalmente Tuta en muchas de ellas. Hay que señalar que hemos pasado un invierno difícil debido a la alta cantidad de fincas donde se han registrado niveles inusualmente altos de Tuta (teniendo en cuenta las fechas). Aunque es cierto que Necremnus estuvo presente en la mayoría de las fincas donde hicimos seguimiento durante el invierno, hay que señalar que el nivel de parasitismo avanzó más lentamente de lo esperado. Es probable que este fenómeno esté relacionado con las bajas temperaturas registradas, y en otros casos, al uso más o menos continuado de tratamientos en los invernaderos.

Huevos de Necremnus junto a larva de Tuta parasitada

Huevos de Necremnus junto a larva de Tuta parasitada

No obstante, con la subida de temperatura y el aumento de luz, hemos observado la presencia de la avispilla en todas las fincas que estamos siguiendo. A finales de marzo, ya se encontró que la plaga estaba totalmente bajo control en muchas fincas, tanto en la zona del poniente como en levante de Almería. Podemos afirmar que el parasitismo está aumentando de forma mucho más rápida. Es precisamente esta época la más crítica para Tuta, y es necesario tomar medidas para prevenir daños en nuestros cultivos. El control biológico sigue siendo la medida más eficaz, sobre todo teniendo en cuenta la rapidez con que Tuta puede desarrollar resistencia a insecticidas.

  • Primeramente, tenemos dos enemigos naturales disponibles comercialmente que complementan perfectamente el papel de Necremnus:
    • Las sueltas de Nesidiocoris tenuis en nuestro cultivo (preferiblemente desde el semillero) pueden reducir la cantidad de Tuta al comerse sus huevos, especialmente cuando las plantas son más jóvenes.
    • Adicionalmente, de cara a primavera, podemos reforzar el control de Tuta con sueltas de Trichogramma achaea, que es una minúscula avispa parasitoide de huevos de esta plaga.
  • Una estrategia complementaria que está dando muy buenos resultados es la colocación de los “alambrillos” (feromonas de confusión sexual) en los invernaderos, los cuales retrasan significativamente el desarrollo de la plaga.
  • También podemos recomendar estrategias de manejo, principalmente el deshoje del cultivo para la eliminación de galerías de Tuta, particularmente durante el invierno.
  • En primavera, una vez que la mosca blanca deja de ser la principal plaga en tomate, es aconsejable retirar las trampas adhesivas amarillas, ya que atraen fuertemente a Necremnus. Otra posibilidad es sustituirlas por trampas celestes, para reducir este efecto.
  • En cuanto a los tratamientos, usar el mínimo posible de estos para respetar a la avispilla, y especialmente evitar el uso de azufre espolvoreado, producto que daña bastante a Necremnus.
  • Aliso o lobularia, una de las plantas beneficiosas para Necremnus

    Aliso o lobularia

    Finalmente, para fomentar la entrada de Necremnus en el invernadero y su efecto como agente de control biológico, es recomendable plantar flores. Estas flores contienen néctar disponible para las avispillas, lo que sirve de fuente de alimento para aumentar su longevidad, y en algunos casos su fecundidad. El aliso (Lobularia maritima), la borraja (Borago officinalis), la mostaza blanca (Sinapsis alba) y la milenrama (Achillea millefolium) presentan una floración continuada durante primavera-verano. Además, estas cuatro especies son fáciles de mantener, y poseen un porte bajo, por lo que se pueden plantar por todo el invernadero. El trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum) también fomenta la longevidad de Necremnus, aunque hay que replantarlo cada 3 meses aproximadamente, dado su corto ciclo de cultivo. Por último, el cilantro (Coriandrum sativum) presenta propiedades similares, aunque tiene un porte más arbustivo, por lo que podemos colocarlo en bandas y palos para evitar el sombreo sobre nuestro cultivo.

Todas estas investigaciones, están siendo llevadas a cabo en el marco del Proyecto de Aplicación del Conocimiento “PARASITOIDES AUTÓCTONOS DE LARVAS DE LA PLAGA INVASORA TUTA ABSOLUTA” del Programa de Incentivos a los Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento, de la Consejería de Economía y Conocimiento.

Cópula de Necremnus

Cópula de Necremnus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: